REGRESO A LA REALIDAD

Se terminó diciembre y con ello el mes de miles de comidas, cenas, fiestas, etcétera, que por lo regular incluían comida y alcohol. Regresar a la realidad, a veces no es tan complicado, pero se requiere tener mucho compromiso y no perder de vista nuestros objetivos.

1.- FIJA METAS PEQUEÑAS.

El hecho de fijarnos metas pequeñas no está mal. Recuerda que “pequeños cambios hacen grandes diferencias”. No se vale el “boicot”, siempre va a existir un pretexto para no hacer las cosas. Esos pretextos, se acabaron.

2.- NO EXISTEN DIETAS MILAGRO.

No existen dietas milagro o una solución mágica, si existiera no habría necesidad de escribirles este artículo y la obesidad no sería un problema mundial. Para todo cambio, necesitamos tener paciencia, disciplina y compromiso. La dieta de la vecina, la pastilla milagrosa, NO EXISTEN. Si quieres cambios que valgan la pena y sean duraderos, todo tiene que ser personalizado y requiere de un esfuerzo.

3.- DESHAZTE DE PRODUCTOS QUE NO NUTRAN.

Con este punto, me refiero a que es importante tener alimentos que sean de calidad y nos funcionen en nuestro objetivo. Limpia tú alacena y refrigerador. Si tienes las galletas o chocolates o refrescos a la vista, se te van a antojar y puedes correr el riesgo de boicotearte, mejor regálalos a alguien. Si no te sirve para el objetivo, no los tengas.

4.- ACTIVATE.

Busca alguna actividad que te guste. También puedes buscar alguna actividad en grupo. A veces es más motivante rodearte de personas que buscan un objetivo similar al tuyo y es más fácil que no faltes. Si no te gusta correr y empiezas a correr… a los 4 días lo dejarás de hacer.

            5.- HIDRATACION.

Si te cuesta beber agua, empieza poco a poco. Empieza por tener tu propia botella, del color que quieras y que te guste. Si te gusta la botella, la vas a cuidar y no la olvidarás. Inicia por lo menos con 1 litro de agua al día y poco a poco tu cuerpo te empezará a pedir más. Es muy importante que tu hidratación sea la correcta en relación con tu plan de alimentación y actividad física.

            6.- ALIMENTACION.

Realiza tu plan de alimentación. Llevar un plan de alimentación no está peleado con comer rico, es aprender a comer de acuerdo a nuestras necesidades y estilo de vida. Recuerda fijar horarios de alimentación para generar hábitos. Recuerda que los hábitos se forman después de 21 días. Haz decisiones inteligentes. Siempre busca la mejor opción para no salirte de tu plan de alimentación.

A mi parecer, estos son los puntos principales para romper con el ciclo de diciembre y ponernos de nuevo las pilas.

¡Feliz 2020!

Erika I. Macías Nieblas

Nutrióloga Club Casablanca

*Para información sobre consultas, escríbenos a cbnutricion@clubcasablanca.mx

Comparte este artículo