Beneficios de una hidratación adecuada

El agua, por ser esencial para la vida, es considerada un nutriente. No aporta calorías a nuestro organismo, al igual que las vitaminas y minerales. El agua es el componente más importante del cuerpo humano, representa entere la mitad y las cuatro quintas partes del peso corporal.

La hidratación es parte clave en el rendimiento deportivo, sin embargo, la mayoría de las personas se someten a tratamientos térmicos como trajes y aparatos para sudar y perder peso, desgraciadamente eso sólo deshidrata a la persona y la pérdida de peso es poco duradera ya que lo que se perdió fue agua y sales minerales que son vitales para continuar con la actividad física; por eso es importante mantener una hidratación óptima.

La sudoración es el mecanismo que tiene el cuerpo que ayuda a regular la temperatura corporal, pero si no nos hidratamos y la pérdida de líquidos será muy grande y podría disminuir el rendimiento deportivo hasta en un 40%. El sudor está compuesto por agua (en un 99%) y algunos nutrientes, principalmente sodio y cloro; y en cantidades muy pequeñas, potasio, magnesio, calcio, hierro, cobre y zinc.

Cuando tenemos sed es un síntoma de deshidratación y es importante anticiparse a ella, para evitar más síntomas.

La deshidratación se mide por la pérdida de peso corporal. Según el porcentaje de peso perdido se presentarán diferentes síntomas:

PERDIDAS DEL 1 AL 5% DEL PESO CORPORAL: calambres, mareos, fatiga, enrojecimiento de la piel, cansancio, aumento de frecuencia cardiaca, aumento de temperatura corporal y náuseas.

PERDIDAS DEL 6 AL 10%: dolor de cabeza, falta de aliento, hormigueo en piernas y brazos, dificultad para hacer ejercicio, así como síntomas de carácter clínico que indican daños al sistema nervioso central, el hígado y los riñones.

PERDIDAS DEL 11 AL 20%: golpe de calor, que es un cuadro clínico con síntomas como sordera, lengua hinchada, visión oscurecida y pérdida del conocimiento, que puede llegar incluso a la muerte.

Recuerda hidratarte constantemente. Mientras realizas actividad física, la recomendación es que te hidrates; antes, durante y al finalizar. Sorbos pequeños y constantes. Las necesidades mínimas se sitúan en un mililitro por kilocaloría alimentaria. Es decir, si tu plan de alimentación está basado en 1500 kcal, deberías beber 1500 mililitros.

Erika I. Macías Nieblas

Nutrióloga Club Casablanca

*Para información sobre consultas, escríbenos a cbnutricion@clubcasablanca.mx

Comparte este artículo